El Regalo.

Sentí la presencia de mis guías, una caricia en mi cara, un calor lleno de comprensión y amor hacia mí, sentí la presencia de mis guías, una sensación de compañía de hermano mayor, de hombre un poco mayor que yo ofreciéndome su genuino poder de sanar.

Estaban ahí conmigo, éramos entonces muchos más que dos en la cita con mi sanadora, estaba lleno de presencias unidas regalándome el más preciado de los  regalos: la tranquilidad que había perdido por un momento, la tranquilidad traspasada por la daga que mi maestra descubrío en mi pecho y que, con una sutileza de angel sacó de mi corazón, el alivio fue inmediato, y la paz llegó nuevamente a mí.

Mis guías generosamente  me hablaron a través de ella, me hablaron claro, me confortaron, me ayudaron a unir los trozos de alma trizados por el poder del frío de la falta de amor. Mis guías hablaron. Mis guías se hicieron presentes gracias al infinito poder de Dios, gracias al regalo de haber llegado al lugar en el momento justo, gracias a la oportunidad de tener compañía sabia en este momento. Me siento feliz, me siento calmado, aliviado y esperanzado.

Recuerdo algunas cosas de esta sesión intensa, me aflije tener la sensación que no las recuerdo todas, espero que mi maestra, si lee esto, pueda complementar si algo me falta.

Debo mantener la calma, dejar que el tiempo pase y comprender que lo que sucede no tiene que ver conmigo, tiene con ver con la rabia proyectada de la que amo, tiene que ver con la frustración de la que amo por culparme de sus propios errores, tiene que ver con la imposibilidad de la que amo de ver que sus expectativas fueron fantasías que nublaron lo que soy. Debo cuidar a mi segundo angelito, está debil y esta sufriendo en silencio. Yo no me doy cuenta porque en su ingenuidad ni ella misma se da cuenta, se parece a mí...dicen y eso la hace más vulnerable a recibir las dagas que se dirigen hacía mí. La que amo no se da cuenta, pero está perdida en su no saber vivir, no es que yo sepa tanto más que ella u otras personas, pero se encuentra más perdida que yo en este transito por la vida.

Debo mantener la calma, la superficie se agita pero mis guias saben que la calma existe en mí, ya me pertenece, las aguas se agitan sólo en la superficie y eso es cierto, lo siento asi. Debo quedarme en el lugar donde estoy para conocer a dos personas que serán importantes en mi vida, debo estar atento, más atento que nunca para crear algo bueno junto a esas personas que aparecerán.

Debo confesar que he pensado que quiero participar del sueño de mi maestra de su Escuela, quiero tener la posibilidad de compartir ese espacio mágico de sanación y cumplir mi misión, aportando desde mí en la creación maravillosa de expandir luz sobre las personas que sufren. El cuadrado de la psicología lo siento imperfecto para entregar alivios, quiero un espacio redondo, cálido, donde pueda a través de una caricia genuina transmitir colores.

La que amo ha sido mi compañera en varias vidas anteriores y al parecer será en esta vida donde seguiremos acompañándonos, pero para eso es necesario que ella sane también, que logre sacudirse los ojos y sacar el sarro que hoy existe en su corazón. Mis guías hablaron, fueron claros y yo no puedo hacer nada para que esa limpieza ocurra en la que amo, debe ser un proceso que realize sola...porque hoy yo no soy nada más el receptor de sus frutraciones...recibiré más dagas en el próximo tiempo, yo sólo tengo que estar, distante pero presente para mis tres ángeles que Dios me confió.

Tengo la certeza que este tiempo será necesario, debo reunir mis fuerzas para liberar el rencor, para abrir el corazón al perdón, para abrir la mente al aprendizaje y la piel a la sensación maravillosa de sentir a mis guías presentes en  cada minuto de mi vida.

La tarea está dificil, pero el final del camino se ve cerca y lleno de luz.

Gracias a la maestra, a mis guías, a los de ella, a mis angelitos les pido perdón por el tiempo no compartido, por haber querido morir sintiendo el dolor, por no haber aprendido aun a ser un padre como se merecen. Gracias a mis angeles por haberme escogido.

 

 

AGREGADO:  Un detalle se me olvidó, mientras mis guías y mi sanadora me acompañaban, tendido mirando hacía el techo, tembló. Si bien, estamos "acostumbrados" a pequeños  movimientos de la tierra, siempre los sentidos se agudizan y nos volvemos hipervigilantes ante estos eventos, sobre todo despues del megaterremoto que vivimos a principios del año. Esta vez, tembló.... tembló largo, suave (aunque siempre existe la posibilidad de que aumente sorpresivamente la intensidad), tembló y no se asomó ni una pisca de ansiedad o desvío de la atención, para mí fue parecido a sentir una bocina a lo lejos...sin importancia, sin peso, sin cuerpo, sin capacidad de quitarme en lo más mínimo el enorme estado de tranquilidad y paz...así es el poder de los seres de luz, capaces de llenarte de gozo e inundarte de algo bello, que nada es capaz de aminorar... 

 

|

Comentarios

Es tan dificil traducir en palabras lo que se dice y se siente cuando los guias de luz de una persona se manifiestan, no hay envase en textos para que se vacie todo el amor que hay en un solo segundo de contacto.

Expresas muy bien lo que se puede decir...el resto es parte de seguir entendiendo.

Comparto sueños con tigo , me encataria que cuando miremos el mundo que estamos armando, nos haga sentir llenos de alegria.

Responder

Es extraño verte desde este lugar, me emociona leerte, y me alegra sentir que estas tranquilo y feliz en este proceso, yo creo que la vida es generosa con quienes lo son con los demás, hoy soy una convencida que nada es casual en la vida. gracias....

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar